dilluns, 12 de març de 2012

El verano de los juguetes muertos.

Acabo de terminar un libro que me ha fascinado. Una novela policiaca protagonizada por inspectores de los Mossos d’Esquadra en Barcelona. La novela se llama El verano de los juguetes muertos y es la primera obra del barcelonés Toni Hill.


En la novela se nos presenta a un inspector de los Mossos d’Esquadra con una difícil situación familiar (recién divorciado) que trabaja junto a dos compañeras en dos casos diferentes. Uno de ellos, es una compleja trama de prostitución y tráfico de mujeres, que está a punto de irse al traste por un arrebato de ira del agente. La otra, que será la verdadera protagonista de la novela, trata sobre la investigación de un joven adolescente de clase alta que muere la noche de Sant Joan en un estúpido accidente doméstico. Al menos, esa es la versión oficial. A medida que la investigación avance se irán viendo muchos elementos que harán dudar sobre esta inicial versión.

Esta novela, con un ritmo rápido y trepidante como casi todos los thrillers que se publican últimamente, trata sobre muchos de los elementos que protagonizan las páginas de sociedad en los últimos años. Abusos sexuales a menores, separaciones, homosexualidad, drogas, privilegios de las clases altas, infidelidades, prostitución, embarazos no deseados y un largo etcétera. Los diferentes personajes son descritos de forma maravillosa, no sólo su aspecto físico sino también la parte psicológica (supongo que el hecho de que el escritor sea psicólogo habrá ayudado).

Ha sido sin duda la mejor novela que he leído este año, de momento. Además es cortita (sólo 350 páginas) y se lee en cuatro ratos.