dissabte, 21 d’abril de 2012

Libertad

Hace tiempo que no escribo ninguna entrada sobre literatura (buena a excepción del post hablando del comic Simiocracia). No es que haya dejado de leer, eso nunca, pero he estado enfrascado en una novela bien larga. Una novela espesa y que no me ha gustado demasiado. La voy a comentar aquí porque la veo por todos los escaparates y el lunes puede que sea una de las vendidas en Sant Jordi. Y si mi opinión interesa a alguien, quizás lo tenga en cuenta.


More about LLIBERTAT
La novela en cuestión es Libertad, del autor americano Jonathan Franzen. Hasta la fecha tenía tres novelas más, la más significativa de todas era Las correcciones, que tuvo una gran relevancia. Libertad es una obra monumental donde se cuestiona y se critica profundamente la sociedad americana actual. Se habla de las relaciones de familia, del que dirán y la hipocresía que se muestra al exterior ocultando las miserias del interior. También se reflexiona mucho sobre el mediambiente y sobre los movimientos ecologista, así como el desprecio que mucha gente muestra sobre este colectivo. Y todo eso en la América de principios de siglo XXI, con la guerra de Irak en el horizonte, con Bush II en el gobierno, con Obama preparando el camino a la Casa Blanca y con la crisis financiera.

El eje articulador de la novela es un matrimonio de clase media que tras la emancipación de los dos hijos se separa. La novela muestra las vidas y pensamientos de cada uno de estos miembros, jugando con el tiempo, lo mismo explican cosas del pasado que del futuro y puedes estar leyendo lo que piensa uno, después de que te lo haya explicado otro. Así ves la misma historia desde diferentes puntos de vista. El problema es que al no haber un hilo conductor sencillo de principio a fin, la lectura es cansina y muchas veces te pierdes, sobre todo si no haces tirones de lectura largos. Quizás eso es lo que no me ha gustado de la novela. Aunque quizás, también ha coincidido que la he leído en unas semanas que he tenido un par de salidas de fin de semana que no me han permitido leer muchas horas. Además he estado pintando mucho y no hay tiempo para todo.

En fin, como conclusión le doy un aprobadillo. Sobre todo por muchos de los temas que se tratan en la novela: pobreza, política, medioambiente, relaciones sexuales, etc. Pero la forma en que está escrita no me ha gustado nada.

Y sin duda el párrafo que resume la novela en la contraportada es demasiado grandilocuente para lo que luego encuentras en el interior. Lo transcribo tal cual en catalán, no tengo ganas de traducir "Una epopeia sobre l'amor i el matrimoni contemporanis. Llibertat capta d'una manera tragicòmica les temptacions i els límits de la llibertat: l'emoció de les pulsions adolescents, els compromisos traïts a l'edat madura i el pes aclaparador de l'imperi. Un retrat del nostre temps inesborrable i profundament commovedor"

Una última consideración. Yo he leído esta novela en la edición catalana de Columna, 812 páginas de letra no muy grande y de largos párrafos. Y hay una cosa que me ha llamado la atención. El tema anglicismos ha sido totalmente erradicado de esta novela. No he tenido la precaución de ir apuntando las palabras, porque no pensé que hablaría de ello pero sigo sin acostumbrarme a leer: “devedé, elepé, maquinari, xèrif, etc” aunque poco a poco me acostumbraré y eso que a mí no me gusta abusar de anglicismos. Pero lo que no trago de ninguna manera es que describiendo el desayuno de un yanqui en un bar de motel digan “ous ferrats amb cansalada viada” Collons! Que todo el mundo dice bacon!